Salud

El Gobierno Provincial avanza con el Plan Provincial de Vacunación

Se aplicaron más de 100 mil dosis y se espera incluir en los próximos días a personas mayores de 40 años con Síndrome de Down y discapacidades intelectuales

El Gobierno de la Provincia de La Rioja avanza con el Plan Provincial de Vacunación Covid-19, habiendo recibido hasta el 27 de mayo, 125.902 dosis (primera y segunda), aplicando de ese total más de 109.000, alcanzando a un 64 por ciento de la población objetivo. Asimismo, y en base a recomendación del Ministerio de Salud de la Nación, se espera que en los próximos días se comience a vacunar a personas mayores de 40 años con Síndrome de Down y discapacidades intelectuales.

Desde el Ministerio de Salud, teniendo en cuenta los datos expresados precedentemente, se desprende el porcentaje de personas vacunas al 27 de mayo: personas de más de 60 años, 76.36 por ciento; de 18 a 59 años con enfermedades de riego, 43.47 por ciento; personal estratégico 53.63 por ciento; personal de salud, 93.13 por ciento.

En ese sentido informaron que entre el 25 y el 29 de mayo se recibieron un total de 21.250 dosis (primera y segunda) de las cuales se recibieron 11.700 del laboratorio AstraZeneca (primera y segunda dosis), de Sputnik V 8.550 dosis (primera y segunda dosis). En este último caso se indicó que de la segunda dosis de Sputnik solo se recibió un 10 por ciento del total de vacunados que ya recibieron la primera de las dosis correspondientes. De esta manera se totalizan unas 125.902 dosis al día de la fecha.

Como se recordará a nivel nacional, debido a la disponibilidad gradual de dosis de vacunas, fue necesario establecer el orden de prioridad de los grupos de población a vacunar en cada una de las etapas establecidas. Para ello, se consideró un marco bioético fundado en los principios de igualdad y dignidad de derechos, equidad, beneficio social y reciprocidad. A fin de constituir la priorización de las poblaciones a vacunar en las distintas etapas se contemplaron también criterios establecidos en función del riesgo de desarrollar la enfermedad grave y complicaciones por COVID-19, la probabilidad de una mayor exposición al virus, la necesidad de mitigar el impacto de la COVID-19 en la realización de actividades socioeconómicas y la posibilidad de incidir en la cadena de transmisión.

La provisión inicial de las primeras vacunas contra la COVID-19 que fueron autorizadas fue en cantidad limitada, dado que la demanda respondió a las necesidades a nivel mundial. La producción se fue incrementando de forma progresiva y esto permitió contar paulatinamente con una mayor disponibilidad del insumo. Es por esto que la Argentina, al igual que otros países del mundo, implementó una estrategia de vacunación escalonada y en etapas, en la que se irán incorporando distintos grupos de la población definidos como “población objetivo a vacunar” en forma simultánea y/o sucesiva, sujeta al suministro de vacunas y priorizando las condiciones definidas de riesgo.

De este modo, el criterio de distribución de las vacunas se estableció en consenso con las provincias de acuerdo a la población objetivo definida en los planes operativos provinciales y la disponibilidad de vacunas que puede afectar las estimaciones iniciales.

Para ello, se tuvo en cuenta criterios para la priorización de personas a vacunar: riesgo por exposición y funciones estratégicas entre los que se encuentra el personal de salud (escalonamiento en función de las fuerzas armadas, de seguridad y personal de servicios penitenciarios),  personal docente y no docente (inicial, primaria y secundaria), otras poblaciones estratégicas definidas por las jurisdicciones y según la disponibilidad de dosis; riesgo de enfermedad grave como adultos de 70 años y más, personas mayores residentes en hogares de larga estancia, adultos de 60 a 69 años, adultos 18 a 59 años de grupos en riesgo (diabetes, insulinodependiente y no insulinodependiente, obesidad grado 2  -índice de masa corporal mayor a 35- y grado 3 -IMC mayor a 40-, enfermedad cardiovascular, renal y/o respiratoria crónica), personas con discapacidad intelectual y Síndrome de Down.

Según se indicó en los próximos días y en base a las recomendaciones realizadas por el Ministerio de Salud de la Nación, se sugiere agregar dentro de la población de riesgo a los pacientes con Síndrome de Down y discapacitados intelectuales, comenzando por lo mayores de 40 años por lo que desde el ente provincial se está trabajando con la solicitud de padrones para comenzar a otorgar los turnos.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: