su publicidad
Deportes

«Me quedo en La Rioja hasta diciembre y después veré»

El futbolista profesional finalizó su vínculo con Estudiantes de Caseros y volvió a la provincia, después de trece años. «La idea es descansar, ponerme bien físicamente y buscar un club del interior para el año que viene», contó.

Luego de debutar en el 2005 con la camiseta de Independiente de La Rioja y tras jugar en el Torneo Argentino «B», en el 2007 Tobías Albarracín dejó la provincia para continuar con su carrera como futbolista profesional.

Desde ese entonces, el destino lo llevó a jugar en diez equipos, de diferentes puntos del país (Guaraní Antonio Franco de Misiones, Brown de Puerto Madryn y tres equipos en Buenos Aires: Quilmes, Temperley y Estudiantes de Caseros) y también del exterior, ya que tuvo tres experiencias en Bolivia, con Universidad de Sucre, San José y Bolívar; y una en Polonia, con Legia de Varsovia. Pero un día ese ciclo terminó y con 35 años volvió a La Rioja, al menos por un par de meses.

«El 30 de junio se cumplió el contrato con Estudiantes y ahí nos volvimos a La Rioja. Con mi mujer e hijos, estuvimos quince días cumpliendo con el aislamiento en un hotel y ahora ya estamos en casa», contó ante la consulta de NUEVA RIOJA.

El contexto actual de la pandemia por el covid-19, sin dudas que fue un atenuante más que importante en la decisión de pegar la vuelta a casa, y Tobías así lo ratificó. «Estuve cinco meses encerrado con mi familia y la verdad que cuando uno tiene hijos, se cuida mucho más. Estábamos viviendo en Quilmes donde estábamos todo el día encerrados en un departamento, porque la situación era difícil, ya que el foco de contagio estaba en el AMBA», manifestó.

En ese sentido, la decisión fue volver a La Rioja, al menos hasta fin de año, y luego analizar la posibilidad de continuar con su carrera en alguna provincia del interior (la idea apunta a Santiago del Estero, Córdoba o Mendoza). «Tuve algunas ofertas para jugar en clubes de Buenos Aires en la Primera Nacional (Almagro y Ferro fueron algunos de los que realizaron sondeos), pero creo que cumplí un ciclo en Buenos Aires», sentenció.

Ahora, la idea es descansar físicamente y mentalmente, disfrutar de la familia y los seres queridos, y a partir del año que viene, analizar dónde continuará su carrera. «Llegué a La Rioja para descansar, disfrutar de la familia y despejar la cabeza. Hace trece años que no vengo por más de dos semanas, a visitar a la familia, y la verdad que ahora queremos disfrutar de eso y estar más protegidos emocionalmente. Después, cuando se pueda, la idea es ponerme bien físicamente y buscar algún club del interior», explicó.

En ese sentido, contó que habló con Juan Pablo Ceballos, presidente de Tesorieri, para pedirle permiso para entrenar en el club, cuando sea posible, ya que aclaró que por el momento, la idea es seguir jugando.

«Dejar el fútbol es un golpe anímico muy fuerte, porque se produce un vacío, pero creo que también hay que tener la motivación para seguir», analizó. «No hay que perder esa motivación», agregó al respecto y consideró que, por ahora, la idea es seguir jugando, aunque ahora sea el momento de descansar y de dar vuelta la página.

Trece años y un largo camino en el fútbol

Tobías Albarracín nació en La Rioja, el 5 de diciembre de 1984 y juega de marcador central. En el 2005 debutó en primera en Independiente de La Rioja, jugando en el Torneo del Interior. En el «Pirulo» jugó dos años (38 partidos y un gol) y luego emigró a Guaraní Antonio Franco de Misiones, donde tuvo dos ciclos: entre el 2007 y 29 (59 partidos y 5 goles) y del 2013 al 15 (85 partidos y 6 goles). En la primera jugó en el Argentino A y en la segunda en el Argentino B.

Tras el primer ciclo en el equipo misionero, estuvo tres años en el exterior. En Bolivia jugó en Universidad de Sucre (41 partidos), San José (32) y Bolívar (35) con el cual se consagró campeón en el 2012 y también pudo jugar la Copa Libertadores. Además, con Universidad de Sucre jugó la Copa Sudamericana, tras la cual tuvo un breve paso por Europa, donde se sumó al Legia de Varsovia de Polonia, pero no llegó a debutar.

En el 2013 volvió al país para jugar su segundo ciclo en Guaraní Antonio Franco, con el cual ascendió del Federal A, a la Primera B Nacional, logrando su primera experiencia en la segunda división del Fútbol argentino.

Luego jugó en otros cuatro equipos en esa misma categoría: Guillermo Brown de Puerto Madryn (58 partidos y 1 gol en la temporada 2016/17), Quilmes (19 partidos en el 2017/18), Temperley (10 partidos en el 2018/19) y Estudiantes de Caseros (6 partidos en el 2019/20).

Fuente: Nueva Rioja

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Cerrar
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: