Rioja 24

Analizan si imprimen billetes de $ 5.000 y $ 10.000, por la inflación

Con la decisión que anunció el presidente Alberto Fernández de lanzar una nueva familia de cinco billetes con imágenes de próceres, la Argentina estará entre los pocos países en tener más de 20 billetes diferentes en circulación, incluyendo las tres series de $ 100 de Julio Argentino Roca y Eva Perón, así como las dos series de $ 10 de Manuel Belgrano.

 

 

En la actualidad, hay 6.606 millones de billetes en circulación, de los cuales 1.523 millones se imprimieron el año pasado, alcanzando un récord cercano al de 2015, cuando Cristina Kirchner se negaba a emitir billetes de una denominación superior a los de $100.

 

Sin embargo, la discusión que todavía no se resolvió en el Gobierno es cuáles van a ser los valores de los nuevos billetes, si serán de $ 2.000, $ 5.000 y $ 10.000, como venían impulsando desde el Banco Central y Casa de la Moneda, o si reemplazarán a la familia de seis animales autóctonos, como plantean desde el Instituto Patria y algunos sectores del Gobierno.

 

Es que Alberto Fernández pretende dejar de imprimir los diseños de animales que impuso la gestión de Mauricio Macri, para arrancar una nueva serie de próceres argentinos. Pero los sectores cristinistas aseguran que lanzar nuevos valores de mayor denominación sería una forma de promover el creciente proceso inflacionario que atraviesa el país.

 

«La idea es cambiar el diseño de la familia de billetes, no sacarlos de circulación», explicaron desde el Banco Central.

 

Por eso, la idea provisoria que ahora se baraja en el Gobierno sería arrancar el año que viene con una serie de cinco billetes similares a los de animales autóctonos, de $50, $100, $200, $500 y $1.000, priorizando la impresión de billetes de mayor denominación. Y si hay margen político para avanzar, luego lanzar los de $2.000, $5.000 y $10.000.

 

«Si hay una decisión política, lo ideal sería lanzar también el de $5.000, para no inundar la calle de billetes, pero ese viene frenado desde el año pasado», se lamentaron fuentes de Casa de la Moneda.

 

El Gobierno pretende reemplazar paulatinamente a los animales. Es una decisión que tomó hace más de un año Alberto Fernández y que había anunciado en su campaña electoral, pero que cobró impulso esta semana, luego de que el Presidente anunciara que dio la orden al Banco Central de imprimir billetes con la imagen de Güemes y la sugerencia de incluir también a San Martín y Belgrano.

 

Ese dato fue luego ratificado a Clarín por el organismo oficial, que amplió a «próceres mujeres» la propuesta de Alberto Fernández.

 

Tal como informó ayer Clarín, un vocero del Banco Central confirmó que «se trabaja en una nueva familia de billetes, que recuperarán la figura de mujeres y varones próceres de Argentina. Como dijo el presidente Alberto Fernández, algunos de los próceres que ilustrarán los nuevos billetes son San Martín, Belgrano y Güemes».

 

«Imagino billetes nuevos de $100 y de $50″, agregó una fuente oficial».

 

Con esta decisión, a partir del año que viene habría billetes de $100 con cuatro imágenes: Evita, Roca, la taruca y un nuevo prócer. También cuatro diseños distintos para los de $50, con Sarmiento, Islas Malvinas, el cóndor andino y un nuevo prócer.

 

No está claro si se imprimirán nuevos billetes de $20, ya que podría rescatarse la imagen de Juan Manuel de Rosas, discontinuando al guanaco o acuñando monedas de ese valor. Mientras que el de $10 seguiría con la imagen de Belgrano, hasta que se retiren de circulación y se reemplacen por las monedas que ya se acuñan con ese mismo valor.

 

En cambio, como los billetes de $5 tenían la imagen de San Martín y se sacaron de circulación el año pasado, habrá que ver con qué nueva denominación deciden imprimirlos.

 

Según datos del Banco Central, hay 6.606 millones de billetes argentinos que circulan por todo el territorio nacional. De todos ellos, los de $ 100 (Evita, Roca y la taruca) son los que tienen mayor cantidad de unidades en circulación, con 2.695 millones; seguidos por el yaguareté ($500), con 1.073 millones; el hornero de $1.000, que tiene 999 millones; el Belgrano de $10, con 544 millones; y la ballena de $200, con 492 millones de billetes.

 

Además, todavía hay 373 millones de billetes de $5, con la imagen de San Martín, que están atesorados en los bancos, pese a que ya no pueden circular.

 

La inflación crónica y los gobiernos que llegan con la idea de refundar la Argentina, son el cóctel que apuntalan el cambio en el diseño de los billetes. Las imágenes que se imprimen ahí, forman parte de la batalla cultural que pretenden dar los principales dirigentes políticos, como una forma de dejar su huella en las imágenes cotidianas que representan y tienen valor para el país.

 

Los últimos tres gobiernos buscaron dejar su impronta en las imágenes de los billetes. Cristina Kirchner lanzó el de $ 100, con la imagen de Evita, y el de $ 50, con las Islas Malvinas. Mauricio Macri imprimió seis billetes nuevos, con imágenes de animales autóctonos. Y Alberto Fernández anunció su intención de lanzar una nueva familia de billetes, con próceres de la Argentina.

 

Demasiada «batalla cultural», para una economía en crisis, que durante el último año tuvo un 49% de inflación. Y donde le fueron quitando gran cantidad de ceros a la unidad monetaria argentina durante los últimos 50 años.

 

Los primeros billetes de próceres y animales

 

La Argentina tiene una historia ambivalente. Al principio, cuando el presidente de las Provincias Unidas del Río de la Plata lanzó los primeros billetes de calidad, figuraban próceres de la independencia americana, ya que se imprimía en Filadelfia, con estrictas normas de seguridad. Y ponían las imágenes que tenían ahí.

 

Los primeros próceres que se imprimieron en billetes argentinos fueron los de George Washington y Benjamin Franklin, en 1827. Durante esos años no hubo próceres argentinos en los billetes de circulación del territorio que hoy se considera nacional.

 

En 1869 apareció por primera vez en un billete de la provincia de Buenos Aires la imagen de un dirigente político argentino, Dalmacio Vélez Sarsfield, que por entonces era ministro del Interior del presidente Domingo Faustino Sarmiento. Algo similar ocurrió en 1877, cuando la provincia emitió billetes con el rostro de Adolfo Alsina, mientras era ministro de Guerra y Marina del presidente Nicolás Avellaneda.

 

En 1883, se puso la imagen de varios próceres, como José de San Martín, Bernardino Rivadavia, Martín Rodríguez, Nicolás Rodríguez Peña, Deán Gregorio Funes, Marcos Balcarce y Juan José Paso, junto con el entonces presidente Julio Argentino Roca. Luego, Roca también puso en otros billetes a Miguel Juárez Celman, que era su cuñado y el candidato a sucederlo en el cargo, además de a ex presidentes como Mitre, Sarmiento y Avellaneda, quienes en esa época todavía estaban vivos.

 

En el caso de los animales, la historiadora Perochena -que escribe en el diario La Nación- aseguró que los primeros que aparecieron en billetes, lo hicieron durante el gobierno bonaerense de Juan Manuel de Rosas, entre 1841 y 1844. «Tenían un avestruz, ovejas y un caballo. No es que estaba muy preocupado por la historia», aseguró Perochena en sus redes sociales. Pero el lema que ponía Rosas en esos billetes dejaba en claro cuál era la grieta, entre unitarios y federales.

 

En 2016, 175 años después que Rosas, Macri tomó la decisión de lanzar al inicio de su mandato una familia de billetes de animales autóctonos. El objetivo que planteaba su gobierno, con esa medida, era «reivindicar el federalismo», «enfatizar el futuro, más que el pasado», «pasar de la solemnidad a la alegría», «encontrarnos todos los argentinos» y mostrar que «somos más que sólo hombres y mujeres», decían las autoridades del Banco Central para justificar el cambio.

 

Macri arrancó primero con el yaguareté de $ 500, que se distribuyó en los bancos en junio de 2016, medio año después de su asunción como presidente de la Nación. Pocos meses después se lanzó la ballena franca austral, de $ 200. Y en diciembre del año siguiente se lanzó el hornero, de $ 1.000. Esos tres valores no existían previamente, lo que permitió facilitar los trámites bancarios, ya que la inflación del gobierno de Cristina Kirchner había dejado como valor máximo a los de $ 100, que representaban menos de 10 dólares en el mercado paralelo.

 

Pero ya en 2017 comenzaron a superponerse los animales autóctonos con los próceres. En octubre de ese año se lanzó el guanaco ($ 20) que coexistía con el de Juan Manuel de Rosas, del mismo valor. Al año siguiente se lanzaron el cóndor andino ($ 50), que convivía con el de Domingo Faustino Sarmiento y el de las Islas Malvinas, que Cristina Kirchner imprimió en 2015. Y en diciembre, se presentó la taruca ($ 100), valor que ya tenía otras dos imágenes de curso legal, con los de Julio Argentino Roca y Eva Duarte -también lanzado por Cristina Kirchner-.

 

Ahora el Gobierno pretende lanzar una nueva familia de billetes, con imágenes de próceres que se van a superponer con los animales autóctonos. En pocos meses más se sabrá qué rostros y qué valores tendrán los nuevos billetes. Y otra vez se reactualizará un debate que ya atraviesa 200 años de historia argentina. Reporte 24

Salir de la versión móvil